Ene 062009
 

 

Visto en las noticias de la Sexta. Un cooperante español narra las vejaciones a las que somete el ejército de Israel a los palestinos, niños de doce años incluídos, cuando una bomba explota cerca de donde se encuentra, en un hospital.
Cada minuto que pasa, cometen una nueva atrocidad: ahora los terroristas  han bombardeado una escuela.  Porque son tan terroristas ellos como los que juegan con cohetes.
No tengo simpatía por el bando musulmán, ni judío, ni cristiano: para estas cosas sirve la religión.

Esta historia parece la del típico tocapelotas que está a altas horas de la madrugada en una discoteca chinchando hasta que el portero lo saca fuera, le da una paliza con llaves de kárate incluidas que lo deja casi en el otro barrio, y para terminar coje el coche y se lo pasa por encima 20 veces.

Es lo que están haciendo los israelíes, expertos en el arte de apropiarse del victimismo, los nazis no sólo exterminaron judíos, aunque así lo parezca, y que por ese mismo hecho tendrían que ser los últimos en hacer lo que están haciendo. 

No es cuestión de defender a integristas de Mahoma, como alegan los facinerosos que defienden este tipo de actos, es cuestión de humanidad. Cuando Al-Qaeda ya tiene material gracias a estos miserables para contar a quien le quiera lavar el cerebro para que reviente en el metro de cualquier ciudad llevándose a cientos de personas por delante que el enemigo tortura a niños de doce años entre otras acciones propias del nazismo.

  No Responses to “Cooperante español narra en directo las prácticas nazis del ejército de Israel con los Palestinos en Gaza”

  1. […] Millares, MoehAF, mujermadrid, Nacho López, Nacho Requena, Nash, Nicolás Mengual,  Omar,  Óscar, Óscar Blanco, Óscar Cerezal,  Outsider, Pablo A. Cantero, Pablo Garcés, Pablo M. Beleña,  […]

  2. Ya no quedan palabras.

  3. Y este es el análisis que hace el director de orquesta Daniel Baremboim, argentino de origen judío, quien, como sabeis ha formado una orquesta con músicos de ambas partes : judíos y palestinos.

    ANÁLISIS: El conflicto de Oriente Próximo
    Gaza y el Año Nuevo

    DANIEL BARENBOIM 31/12/2008

    Sólo tengo tres deseos para el próximo año. El primero de ellos es que el Gobierno israelí se dé cuenta de una vez por todas de que el conflicto en Oriente Próximo no puede ser resuelto por la vía militar. El segundo es para que Hamás tenga presente que sus intereses no se imponen con la violencia, y que Israel está aquí para quedarse. El tercero es para que el mundo reconozca que este conflicto no tiene parangón en la Historia. Es complejo y delicado; es un conflicto humano entre dos personas profundamente convencidas de su derecho a vivir en el mismo y minúsculo pedazo de tierra. Es por esto que ninguna diplomacia o acción militar puede resolver este conflicto.

    Los hechos de los días pasados me preocupan en exceso por muchos motivos humanos y políticos. Es evidente que Israel tiene el derecho a defenderse, que no puede y no debe tolerar los continuos ataques con misil en contra de sus ciudadanos, pero el incesante y brutal bombardeo del Ejército israelí en Gaza me ha despertado algunas interrogantes.

    La primera pregunta es ¿tiene derecho el Gobierno israelí a culpar a todos los palestinos por las acciones de Hamás? ¿Debe ser culpable toda la población de Gaza por los pecados de un grupo terrorista? Nosotros los judíos, debemos saber y sentir más agudamente que otras poblaciones lo inaceptable e inhumano del asesinato de civiles inocentes. El Ejército israelí ha argumentado pobremente que la franja de Gaza está tan superpoblada que es imposible evitar la muerte de civiles durante los ataques.

    Nuevas preguntas

    La debilidad del argumento me lleva a formular nuevas preguntas: ¿Si la muerte de civiles es inevitable, cuál es el propósito del bombardeo? ¿Cuál es -si la hay- la lógica de la violencia y qué espera lograr Israel a través de ella? Si el objetivo de la ofensiva es destruir a Hamás, la pregunta más importante es si esto es una meta alcanzable. Si no, los bombardeos no son sólo crueles, bárbaros y reprensibles, sino también absurdos.

    Si, por otro lado, es realmente posible destruir a Hamás con operaciones militares, ¿cómo imagina Israel la reacción en Gaza después de ello? Un millón y medio de residentes de la Franja no se arrodillarán reverencialmente ante el poderío del Ejército israelí. No debemos olvidar que antes de que los palestinos eligieran a Hamás, Israel los apoyaba en una táctica para debilitar a Arafat. La historia reciente de Israel me lleva a creer que si Hamás es bombardeado hasta su desaparición, otro grupo ocupará su sitio, una formación más radical, más violenta y más llena de odio hacia Israel.

    Israel no puede permitirse una derrota militar por miedo a desaparecer del mapa, pero la Historia ha probado que toda victoria militar ha debilitado políticamente a Israel por la aparición de grupos radicales. No subestimo la dificultad de las decisiones que debe de tomar el Gobierno israelí a diario, ni subestimo la importancia de la seguridad de Israel. No obstante, me aferro a mi convicción de que el único plan viable para la seguridad de Israel es ganarse la aceptación de todos sus vecinos. Deseo que en 2009 regrese la inteligencia siempre atribuida a los judíos. Deseo el regreso de la sabiduría del rey Salomón para que aquellos que toman decisiones en Israel la usen para entender que los palestinos e israelíes tienen los mismos derechos humanos.

    La violencia palestina atormenta a Israel y no sirve a la causa; la venganza militar de Israel es inhumana, inmoral y no garantiza la seguridad. Como he dicho anteriormente, los destinos de dos personas cuyos destinos están relacionados inextricablemente, lo que les obliga a vivir lado a lado. Son ellos los que deciden si quieren hacer de esto una bendición o una maldición.

  4. >Hola a todos: esta carta me fue reenviada vía e-mail, para que le diéramos el máximo de difusión…creo que te la reenvié…Era el segundo día de bombardeos:
    > MOLTES GRÀCIES COMPANYS!
    MUCHAS GRACIAS, COMPAÑEROS
    >
    > Ciudadano italiano residente en Gaza
    >
    > Mi apartamento en Gaza está frente al mar, tiene una vista panorámica que siempre me ha subido la moral, a pesar de que también muestra la miseria de la vida sometida al bloqueo. Esto era así hasta esta mañana, cuando todos los demonios llamaron a la ventana. Esta mañana, en Gaza, nos despertamos con el sonido de las bombas que caían. Muchas de ellas impactaron a unos pocos cientos de metros de mi casa.
    >
    > Algunos de mis amigos recibieron el impacto de esas bombas. En estos momentos el balance de muertos es de 210, pero el número sube dramáticamente. Es una carnicería sin precedentes. Han arrasado hasta los cimientos el puerto que está frente a mi casa y han pulverizado las comisarías. Me cuentan que los medios occidentales han asimilado y rebotan las notas de prensa del Ejército israelí, que señalan que los objetivos son sólo los terroristas de Hamas y que están actuando con precisión quirúrgica.
    >
    > En estos momentos, visitando el principal hospital de la ciudad, al-Shifa, vemos un caótico amontonamiento de cuerpos en el patio, observamos que la mayoría de quienes esperan atención médica son civiles, tendidos junto a otros que esperan ya a ser enterrados.
    >
    > ¿Puedes imaginarte Gaza? Cada casa está al lado de la otra, cada edificio junto al siguiente. Gaza es lugar con la mayor densidad de población en el mundo, lo que significa que cuando se lanza una bomba desde una altura de 10.000 metros, inevitablemente se comete una carnicería de civiles. Te han avisado de ello, eres culpable, no es un error, no son daños colaterales.
    >
    > Al bombardear la comisaría central de Policía en al-Abbas, en el centro de la ciudad, la escuela elemental de las cercanías fue seriamente dañada por la explosión. Era el final de la jornada escolar y los alumnos estaban ya en la calle. El cielo que hasta entonces era azul se tiñó de sangre. Cuando bombardearon la academia de Policía de Dair al-Balah, algunos muertos y heridos correspondían también al mercado colindante, el mercado central de Gaza.
    >
    > Hemos visto cuerpos de animales y de personas con la sangre mezclada en arroyos que descienden por las calles de asfalto. Es (el cuadro de) Gernika convertido en realidad. He visto muchos cadáveres de uniforme en los varios hospitales que he visitado, la mayoría de ellos jóvenes. Les saludaba cada día cuando me los encontraba en la calle camino al puerto o cuando me dirigía al café por la tarde. Conocía el nombre de varios de ellos.
    >
    > Un nombre, una historia, una familia mutilada. La mayoría eran jóvenes, de entre 18 y 20 años, sin vinculaciones políticas, ni con Hamas ni con al-Fatah, que se habían enrolado en la Policía cuando acabaron los estudios sólo para tener un trabajo seguro en Gaza, donde el bloqueo criminal de Israel ha provocado que la tasa de para sea del 60%. No me interesa la propaganda y dejo que hablen mis ojos, que mis oídos escuchen el sonido que de las sirenas y de las explosiones.
    >
    > No he visto a ningún terrorista entre las víctimas de hoy, sólo civiles y policías. Exactamente igual que los policías de nuestras ciudades, los agentes palestinos que han sido masacrados por las bombas israelíes podían hallarse cada día del año caminando en la misma plaza de la ciudad, vigilando el mismo cruce o la misma carreteras.
    >
    > Justo la noche anterior estuve tomándoles el pelo porque tenían que soportar el frío frente a mi casa. Quiero que la verdad redima algunas de estas muertes. Nunca dispararon un tiro contra Israel, no hubieran tenido que hacerlo, ya que no era parte de su trabajo. Actuaban dirigiendo el tráfico, se ocupaban únicamente de la seguridad interna.
    >
    > En cualquier caso, el puerto está a bastante distancia de la frontera israelí. Tengo una cámara de vídeo, pero hoy he descubierto qué malo soy grabando. No soy capaz de filmar cuerpos mutilados o caras cubiertas de lágrimas. Yo también me echo a llorar. Fui con otros voluntarios de ISM (International Solidarity Movement) a donar sangre al hospital al-Shifa.
    >
    > Allí mismo recibimos la llamada de que Sara, una amiga nuestra, había muerto por el impacto de una pieza de metralla cerca de su casa, en el campo de refugiados de Jabaliyah. Era una persona dulce, un alma luminosa, que había salido a buscar pan para su familia. Deja trece hijos.
    >
    > Hace un momento recibí una llamada de Tofiq, desde Chipre. Tofiq es uno de los estudiantes palestinos que ha tenido la suerte de dejar el interminable campo de prisioneros de Gaza en uno de los buques del movimiento Free Gaza (Gaza Libre). Me preguntó si había visitado a su tío para saludarle de su parte, tal y como prometí. Lamentablemente, tuve que disculparme porque no había tenido tiempo. Demasiado tarde.
    >
    > Fue sepultado entre los escombros del puerto, como muchos otros. Desde Israel recibimos la terrible amenaza de que sólo es el primer día de una campaña de bombardeos que puede durar dos semanas. Quieren lograr un desierto y llamarlo paz. El silencio del «mundo civilizado» es más ensordecedor que las explosiones que cubren la ciudad como una mortaja de muerte y terror.

  5. En este caso aparte de la desmesurada fuerza de Israel que la ilegitima ante cualquier persona con algo de dignidad, por le uso de armamento pesado incluso ilegal (fósforo blanco, bombas de racimo), ambos bandos se odian y es un odio fraguado por políticos y con una amalgama de religión. me gustaría que ambos bandos usasen la empatia (se pusiesen en lugar del otro), y pensasen un rato en la sinrazón de un conflicto que va poco a poco en aumento, y no llevara a nada bueno. De esto tenemos la culpa por occidente, siempre se apoya al mas fuerte (nos conviene), como mucho se murmura y se le dice “nene malo”, pero no se castiga (los intereses tanto políticos con económicos priman sobre los derechos de la gente). por ello lo de la empatia me parece una idea utópica pero buena. Tan vez es un punto negro un vórtice del mal, en esa zona creo que nunca ha existido la paz real, al ser un corredor estratégico para el comercio y el paso por Asia, siempre la guerra ha sido una constante. Tan vez tenga que ser asi mientras el ser humano solo tenga a la guerra como mejor manera de solucionar un conflicto internacional.
    Hoy son lo Judios los que aplastan, otras veces han sido ellos los aplastados, creo que continuaran así otros 4 o 5 mil años. Y lo peor es que el resto miraremos para otro lado mientras eso nos convenga.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)