Jul 302008
 

17 años tenía cuando disfruté la primera fiesta del PCE.La última, hace tres años.Con movida incluida:a las 5 de la mañana una jauría de fascistas entró,como hacen casi todos los años, a zumbar a quien puedan y romper lo que puedan.Este año no se celebra: un síntoma, por desgracia, de la salud del PCE y de Izquierda Unida.Para alegría de la presidenta  de la comunidad, marquesa ultralibeggal, que se jactaba de “despreciar a los comunistas” cuando era concejal del Ayuntamiento de la villa.

Mientras el PC se ve obligado a entregar sus locales a la justicia para que el alcalde de Seseña, que está en política para hacer lo contrario que el “ciudadano y político ejemPPlar Carlos Fabra , el partido que tres décadas después de las primeras elecciónes democráticas, todas ellas con un sistema electoral que lo mata, consigue un millón de votos se está hundiendo por prolongar la agonía de su debate interno. No llevan 20 años de pelea por un puesto: presentarse a unas elecciónes bajo el color de IU no suele dar pase posterior a Telefónica cobrando 1 millón de euros, sino todo lo contrario.pueda hacer

Este año no habrá fiesta del PCE, yo prefiero recordarla con una sonrisa mientras espero que vuelva el año que viene.
Va una anécdota copiada del blog de Julio Navarro, De miratges i altres atzucacs ,de visita obligada porque además de que os vais a viciar al blog, en ese mismo artículo se cuenta otra en los comentarios, que no voy a copiar: vais y lo leeis.




1977 Una missa d’acció de gràcies molt especial
 
Any i mig ja, que havia mort el dictador, i les lluites entre partidaris de la reforma i partidaris de la ruptura, entre juntes i plataformes, no amainaven. Els feixistes de sempre, no havien deixat mai de campar per on volien, de considerar que això de la democràcia que demanàvem no era més que una broma pesada, el Cara al sol, el seu himne, i Tarancón al paredón, un dels seus crits de guerra.

Any i mig ja, aprofitat pels diversos grupuscles socialistes i socialdemòcrates que anaven emergint i agrupant-se des de la llarga etapa de foscor, etapa on només el Pce, tot hi ha que dir-ho, havia aguantat el tipus i les bescollades.

El rei s’havia desfet per fi d’un orellut Arias Navarro i l’havia substituït, encara no feia un any, per un políticament jove Adolfo Suárez qui, ràpidament havia abandonat la seva camisa blava, i havia posat mans a la feina.

I aquell 9 d’Abril, dissabte sant de 1977, dissabte roig, com immediatament el coneixeríem, el periodista Alejo García Ortega, locutor de RNE, ens donava la notícia, el Pce, havia estat legalitzat.

Jo, aleshores, vivia i treballava a Eivissa, però, festes són festes, em trobava al poble fins dilluns de Pasqua, onze, en què, a la tarda, prendria l’avió per reincorporar-me al treball.

Vull dir amb açò que bona part d’aquesta història, la principal, no la vaig viure directament, però tant s’hi val, les meues fonts són absolutament fidedignes.

Passat el primer moment d’estupor, Vicentico, l’escolà, antic membre d’Acció Catòlica, i que a París, on havia passat un temps treballant, s’havia fet de Comissions Obreres, amb els seus companys de partit, anaren a parlar amb Don José, el senyor rector.

– “Volem fer una missa d’acció de gràcies per la notícia”, – li soltaren al capellà, la idelogia del qual considerava sants de tota santedat, tant el senyor Francisco Franco, com el senyor José A. Primo de Rivera.

– “Quina notícia”? – digué el capellà, tot i saber sens dubte la resposta

– “La de la legalització del Partit” – que fan ells, sense cap necessitat d’especificar de quin partit es tractava.

– “És que jo… no sé… ho hauria de consultar amb Medina”

Medina, l’alcalde, camisa blava destenyida, escolta amb tota la paciència de la gent de camp, la consulta de don José.

– “I a mi què collons em conta, don José. Vostè sabrà. No sóc jo l’especialista en misses, i… ells la paguen, no?”

Possiblement aquesta última frase fos la realment decisiva en tota aquesta història. Efectivament, ells la pagaven. Així que, sense massa propaganda, cal que ho diguem com fou, divendres de Pasqua, quinze d’abril, a les set de la vesprada, l’església s’hi trobava quasi tan plena com a la missa major de Sant Esteve o de morts i ferits, batejada així popularment, pel costum de fer balanç de l’any acabat la vespra, amb la relació dels naixements i defuncions del poble.

Enfront de la porta principal de la parròquia, al balcó de casa Tormo, Ricardo “cuatro ojos” i Paniego, dos insignes seguidors del “caudillo” Blas Piñar, anotaven en un quadern, els qui havien anat acudint a la missa celebració i que acabada la missa anaven eixint de l’església.

La gent, -havien estat molts anys d’acotar el cap-, desviava la mirada però no se n’anava.Trompa, el meu amic no se’n pogué estar, es girà amb els seus més de cent quilos, i els quasi dos metres d’envergadura, alçà el puny tancat, com sinó?, cara d’ells i els hi soltà a crits:

– “Apunteu, apunteu. Nosatros no ho necessitem, sou molt poquets, i vos coneixem a tots”!

Una forta riallada esclatà al carrer.

Tres dies més tard, quedaven convocades les primeres eleccions d’aquesta democràcia.

I que dure, Cristo, i que dure.




1977 Una misa de acción de gracias muy especial
 
Hacía año y medio  que había muerto el dictador, y las luchas entre partidarios de la reforma y partidarios de la ruptura, entre juntas y plataformas, no amainaban. Los fascistas de siempre, no habían dejado nunca salvar por donde querían, de considerar que eso de la democracia que pedíamos no era más que una broma pesada, el Cara en el sol, su himno, y Tarancón en el paredón, uno de sus gritos de guerra.

Año y medio ya, aprovechado por los diversos grupúsculos socialistas y socialdemócratas que iban emergiendo y agrupándose desde la larga etapa de oscuridad, etapa donde sólo el PCE, todo hay que decirlo, había aguantado el tipo y las biscolladas.

El rey se había deshecho por fin de un orejudo Arias Navarro y lo había sustituido, todavía no hacía un año, por un políticamente joven Adolfo Suárez quien, rápidamente había abandonado su camisa azul, y se había puesto a la faena.
Y aquel 9 de Abril, el sábado santo de 1977, el sábado encarnado, como inmediatamente lo conoceríamos, el periodista Alejo García Ortega, locutor de RNE, nos daba la noticia, el PCE, había sido legalizado.

Yo, entonces, vivía y trabajaba en Ibiza, sin embargo, fiestas son fiestas, me encontraba en el pueblo hasta el lunes de Pascua, once, en los que, por la tarde, tomaría el avión para reincorporarme al trabajo.

Quiero decir con esto  que buena parte de esta historia, la principal, no la viví directamente, pero da igual, mis fuentes son absolutamente fidedignas.

Pasado el primer momento de estupor, Vicentico, el monaguillo, antiguo miembro de Acción Católica, y que en París, donde había pasado un tiempo trabajando, se había hecho de Comisiones Obreras, con sus compañeros de partido, fueron a hablar con Don José, al señor rector.

– “Queremos hacer una misa de acción de gracias para la noticia”, – le soltaron al capellán, cuya idelogia consideraba santos de toda santidad, tanto el señor Francisco Franco, como el señor José A. Primo de Rivera.

– ¿”Qué noticia”? – dijo al capellán, a pesar de saber sin duda la respuesta

– “La de la legalización del Partido” – que hacen ellos, sin ninguna necesidad de especificar de qué partido se trataba.

– “Es que yo … no sé … lo tendría que consultar con Medina”

Medina, el alcalde, camisa azul desteñida, escucha con toda la paciencia de la gente de campo, la consulta de don José.

– “Y a mí qué cojones me cuenta, don José. Usted sabrá. No soy yo el especialista en misas, y … ¿ellos la pagan, no?

Posiblemente esta última frase fuera la realmente decisiva en toda esta historia. Efectivamente, ellos la pagaban. En cuanto, sin demasiada propaganda, hace falta que lo digamos cómo fue, el viernes de Pascua, quince de abril, a las siete del anochecer, la iglesia se encontraba casi tan llena como la misa mayor de Sant Esteve o de muertos y heridos, bautizada así popularmente, por la costumbre de hacer balance del año acabado la víspera, con la relación de los nacimientos y defunciones del pueblo.

Enfrente de la puerta principal de la parroquia, en el balcón de casa Tormo, Ricardo “cuatro ojos” y Paniego, dos insignes seguidores del “caudillo” Blas Piñar, anotaban en un cuaderno, los que habían ido acudiendo a la misa celebración y que acabada la misa iban saliendo de la iglesia.

¿La gente, -habían sido muchos años de agachar la cabeza-, desviaba la mirada pero no se iba.Trompa, mi amigo no pudo estar, se giró con sus más de cien kilos, y los casi dos metros de envergadura, alzó el puño cerrado, como sino?, cara de ellos y los soltó a gritos:

– “Apuntad, apuntad. ¡No lo necesitemos, somos muy pocos y nos conocemos todos”!

Una fuerte risotada estalló en la calle.

Tres días más tarde, quedaban convocadas las primeras elecciones de esta democracia.

Y que dure, Cristo, y que dure.

  6 Responses to “La fiesta del PCE”

  1. Colleja Julio , la palabra es colleja .

  2. No sabes lo que lamento que una de las mejores fiestas que se celebran en Madrid, este año no pueda ser. No fue allí donde conocí a mi señora, pero sí donde empecé a conocerla.

    Todavía recuerdo un año en que un amigo del trabajo, había vuelto de Japón con escala en Thailandia, y había traído unos cigarrillos aromáticos a tope, con canutillo en vez de boquilla.

    Cuando encendíamos aquello, todo el mundo se preguntaba que coño mierda estabamos fumando.

    Repito, una verdadera lástima. Mis hijos están que trinan.

    Un abrazo.

    Ah, en cuanto al Lluís de los cojones, me entra una vergüenza ajena de órdago.

    ¿Cómo cojones se atreve?

    Pasé el año 69 en Badajoz, y sé cómo pencaban para sacar el plan Badajoz adelante. Es una región que admiro, y que espero que pronto pueda salir ya de su situación de siglos.

    Creo que van por el buen camino, tanto en la informatización de las escuelas adoptando el Linux (Linex es su versión) como en la construcción de infraestructuras.

    Extremadura es nuestra mejor conexión con Portugal.

  3. Pequeñísimas correcciones:

    primer párrafo: “los fascistas de siempre no habían dejado nunca de campar por donde querían…”

    segundo párrafo: “había aguantado el tipo y los bofetones” (realmente bescollada es golpe en la parte trasera de la cabeza, pero no localizo palabra para ella)

    cuarto párrafo: “sábado rojo” por favor, no volvamos a los tiempos que tú no has conocido de “Caperucita Encarnada” (lo juro, así aparecía en los cuentos de Calleja)

    séptimo párrafo: “Vicentico, el sacristán”

    Párrafo no sé cual (ya me he perdido): “Efectivamente, ellos la pagaban. Así que, sin demasiada propaganda…” (no sé qué puñetas ha hecho el traductor, pero nadie es perfecto)

    Dos párrafos más abajo: “Trompa, mi amigo, no se pudo contener,…”

    Gracias por tu publicidad inmerecida.

    Un abrazo

  4. ¿Corregirme el texto? jajaja
    Ya es que lo que tienes de lista lo tienes de vaga.
    Pues mañana me toca poner a caldo a uno de IU
    http://www.publico.es/138581/junta/tomara/medidas/concejal/catalan/mofa/extremadura

    Me piro a casa de Juanma

  5. No sere yo quien lo haga… y eso que de idiomas ando sobrada.
    No tenia ni idea de que este año no se hacia la fiesta, con lo que tu tas desmelenao en ellas…

  6. Si he metido la pata en la traducción de la historia a castellano avisadme porfa para corregirlo

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)