Jun 012008
 
Las amenazas al presidente de Ciutadans le sirvieron para ser el “héroe de la semana”, pero “se le estaba olvidando contar” que ése mismo dia recibió un email del supuesto “grupo terrorista” que lo amenazaba “anunciando su disolución” y pidiéndole perdón.
Una historia digna de “Aquí hay Tomate”, como lo fue en su día la del injustamente olvidado Bartolomé Rubia “Bartolín”, concejal del PP en La Carolina, Jaen,visionario precursor del uso del terrorismo con fines electoreros y la conspiranoia  y científico político: en un par de días nos demostró cómo se puede pasar de ser el héroe nacional a terminar con dos bofetones en la cara siendo el bufón de España.



Según algunas fuentes policiales tardó 4 dias en comunicar su existencia incluso a la policía. Según el propio Rivera lo comunicó el mismo dia. ¿Cómo dejó entonces que todos los diarios de España lo presentasen como víctima de algo tan serio sabiendo que era broma sin decir nada?

Visitó televisiones y utilizó el hecho para hacer criticas políticas a la Generalitat porque pidió que le pusiesen más escoltas llegando incluso a acusar a sus compañeros de parlamento de que “no se preocupaban por su seguridad y su vida”

Por los hechos fueron detenidos e inmediatamente puestos en libertad los dos jóvenes autores de la broma, de 18 años y pertenecientes a las juventudes de ERC .Organización de la cual fueron expulsados de forma inmediata

 
httpv://www.youtube.com/watch?v=PhFBSoUi65A
Vídeo: Mientras algunos rentabilizan el victimismo, si se trata de acciones de nacionalismo periférico, el terrorismo de ultraderecha o nacionalista español no se investiga ni se le dedica mas que un breve en la sección de sucesos del periódico.

 
 

Así escarnió el diario “El Mundo” a Bartolomé Rubia, “Bartolín”, el concejal del PP que se inventó un secuestro de ETA para sentirse héroe nacional. El propio diario se había ocupado antes de descubrirse el pastel de convertirlo mediáticamente en “héroe patrio”.
Domingo 13/5/1998:

«¿Qué me puede pasar ahora?», preguntó ayer, entre sollozos, el concejal Bartolín. Preguntaba al primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de La Carolina, Antonio Rodríguez Serrano. Este dijo que Belloch había hablado de que el Código Penal recoge penas de cárcel y multas para los que simulan un secuestro. El joven rompió a llorar.

Bartolomé Rubia, Bartolín para sus vecinos, se preguntaba por su futuro ayer al mediodía en La Carolina, una ciudad industrial en la que viven 15.000 habitantes que han pasado de las dudas a la indignación. Ya todos sostienen que su concejal de Juventud y Deportes, el más joven de la Corporación, simuló haber sido secuestrado.

Bartolín llegó a su domicilio en la madrugada del sábado al domingo, escoltado por tres guardias civiles de Jaén. En el portal lo esperaban el primer teniente de alcalde y diputado autonómico, Antonio Rodríguez, y el padre del concejal, Bartolo, que lleva más de 30 años de chófer del alcalde, Ramón Palacios. Junto a la casa, a pesar de la lluvia, aguardaban unas 300 personas. Entró en su domicilio a la 1.35 horas. Al preguntarle los periodistas, únicamente respondió: «Quiero estar solo».

Algunos han comentado que el padre, nada más verlo, le soltó dos sonoras bofetadas; pero los concejales del PP a los que ha consultado EL MUNDO lo niegan.

Lo que no pudo evitar el concejal, de 26 años, fueron las preguntas de sus compañeros de partido. Ramón Polo y Mercedes Yacobi le preguntaron: «¿Sigues pensando que te secuestraron?». «Y él siempre nos dice que sí. Sigue convencido de que alguien lo secuestró, aunque ya no asegura que fuera ETA», explicaron ayer.

«CONCIENCIA TRANQUILA».- Ayer mismo insistía en unas declaraciones al entrar en casa del alcalde de La Carolina: «Tengo la conciencia tranquila porque estoy seguro de que no me he inventado nada; el secuestro fue real por parte de unos desconocidos que me llevaron hasta Irún».

Uno de sus mejores amigos, José Luis Janer, colega de Bartolín y compañero suyo en Nuevas Generaciones, indicó que el joven concejal se encontraba «muy nervioso y muy inquieto». José Luis tenía tantas dudas como otros militantes populares de la localidad: «Hombre, a mí me ha dicho que lo secuestraron. Yo sé que es raro, pero es mi amigo y debo creerle».

Quien ya no le cree es el alcalde de La Carolina, Ramón Palacios Rubio, que ayer no pudo evitar este airado comentario: «En todas las familias hay un tonto, y a mí me ha tocado éste».

El veterano alcalde, que días antes había hablado con Javier Arenas y Loyola de Palacio sobre la desaparición de su ahijado, dijo estar «muy cabreado»: «Tengo que hablar esta tarde con él. Le ofreceré garantías para que me diga la verdad, un empleo, un dinero, algo para que me explique qué ha pasado», comentó. El alcalde, como otros concejales, espera la investigación que llevará a cabo la juez de La Carolina. «No voy a hacer más valoraciones hasta tanto no se sepa más. La semana próxima todo se sabrá», aseguró.

Bartolomé escuchó esas palabras de su alcalde con cara llorosa. «Lo más probable es que le eche un buen rapapolvo», auguraban los concejales y amigos de Bartolín.

Esos amigos dicen que el concejal quería hablar con los periodistas, pero que sus padres se lo impidieron. Su novia, Patricia Bosquets, de 15 años, insistió ayer en que Bartolín no se ha «inventado» la historia del secuestro. Insistió, hasta que su madre le arrebató el teléfono y cortó la conversación.

Entre tanto, los concejales se mostraban ayer molestos por las informaciones difundidas en algunos medios de comunicación.

PLENO EXTRAORDINARIO.- En ellas se afirmaba que el alcalde había contratado cuatro autobuses para viajar hasta Irún cuando se supiera que Bartolomé Rubia «había escapado por sus propios medios». «Es una vileza pensar así», comentó el concejal Rodríguez Serrano.

Bartolín estuvo todo el día de ayer en su casa. No acudió al pleno ordinario que celebró el Ayuntamiento.

Pero el concejal independiente José Rodríguez Fernández criticó que se hablara de esos asuntos de mero trámite cuando el nombre de La Carolina suena por toda España por otros motivos. Pidió una declaración oficial sobre «este caso tan rocambolesco, que tanto daño está haciendo a la imagen de La Carolina». El portavoz popular, Francisco Gallarín, pospuso esas explicaciones para la semana próxima, cuando tengan más datos.

El grupo municipal del PSOE (cinco concejales, frente a 10 del PP y dos independientes) se solidarizó con las víctimas del terrorismo, «que se habrán visto ofendidas por la frivolidad con la que este cargo público del PP ha abordado la cuestión, fingiendo, al parecer, un secuestro terrorista» que nadie ha creído.

“Si se lo inventó, el PP lo expulsará”:

El secretario general del Partido Popular en Andalucía, Juan Ojeda, pidió ayer «compasión» para Bartolomé Rubia y atribuyó la presunta invención de su supuesto secuestro a la «obsesión» que tiene ese concejal desde que su nombre apareció en unas listas de ETA. No obstante, anunció que el partido pensará en la posibilidad de pedirle que dimita y en abrirle un expediente de expulsión, si se prueba que todo ha sido una invención.

Según Ojeda, Rubia es «un muchacho en el que hasta ahora no habíamos tenido que fijarnos por nada especial, porque desarrollaba su trabajo como concejal de Deportes y Cultura de una forma muy normal, muy tranquila y a entera satisfacción».
El vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Alvarez Cascos, aseguró ayer en Palma de Mallorca que la decisión que se considere necesaria la adoptarán los responsables de la dirección nacional del PP, una vez que dispongan de la información oficial que les remita el Ministerio del Interior tras la investigación policial.

Añadió que, aunque algunos miembros del Gobierno cuentan ya con información, él no puede anunciar ninguna decisión aún.

Duras críticas de otros partidos

El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista José Bono, dijo ayer en Toledo, en referencia al PP, que cuando la lucha contra el terrorismo «se utiliza también con intención electoral pueden surgir bartolines».

El diputado Juan Alberto Belloch afirmó en Zaragoza que se trata de un hecho aislado y lamentó que se tienda a convertir en una «situación ridícula» una cuestión como ésta que tiene «una base dramática». No obstante, opinó que debe intervenir la Fiscalía porque se trata de un presunto delito de simulación de secuestro que debe ser perseguido por «el daño y la alarma que ha causado».

Antonio Romero, coordinador general de Izquierda Unida en Andalucía, criticó al PP por no haber expulsado «inmediatamente» de sus filas al concejal Bartolomé Rubia. «No se puede jugar con el sentimiento de la gente y alarmar a la población con el fingimiento de un secuestro», dijo.
Iñaki Anasagasti, portavoz del PNV en el Congreso, criticó al presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, por su apresuramiento en «cargar» contra el nacionalismo en cuanto se recibió la primera noticia sobre el posible secuestro de un concejal del PP.
¿QUÉ FUE DE BARTOLÍN?
Días después mantenía el bulo de su secuestro. En 2001 fue condenado por simulación de delito. Posteriormente se casó y buscó trabajo como camionero en otra localidad, donde reside.



 


  One Response to “Albert Rivera I de Cataluña y Bartolín II de España o cómo usar el victimismo hasta llegar al esperpento”

  1. Óscar, no tenía ni idea de que un concejal PPero de La Carolina, de Jaén, mi tierra, había hecho tal imbecilidad y desfachatez. Pues vaya vergüenza!!!

    Ahora en ese pueblo gobierna el PSOE.

    SALUDOS

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)