Mar 232008
 


El disciplinante cogerá la madeja por la empuñadura con las dos manos y, balanceándola entre las piernas, se golpeará la espalda por encima del hombro alternativamente, a izquierda y derecha, durante un tiempo variable según cada disciplinante, pero que suele ser unos 20 minutos y entre 800 y 1.000 golpes, hasta que el acompañante y el práctico decidan cuando es el momento de recibir los doce pinchazos.
Este es un fragmento de la “disciplina” a la que se someten los “picaos” de San Vicente de La Sonsierra, en La Rioja. Voluntariamente, eso sí. Aunque cuando las “voluntades” se someten a las costumbres hay conflicto.

Ver mapa más grande

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)