Feb 052008
 

Vídeo:Demonios en la selva: Hace pocas fechas, una noticia sorprendía a la comunidad internacional. Unos paramilitares colombianos eran supuestamente poseídos por los demonios de sus víctimas. Alicia Vacas (antigua activista salvadoreña) ofrece un esacalofriante testimonio de hasta dónde puede llegar la crueldad de los seres humanos.Si obviamos el amarillismo y el “más allá” conque el programa trata el tema.



www.Tu.tv

‘Pruebas de coraje’. De esa manera llamaban los paramilitares de ultraderecha Colombianos que combaten con terrorismo al terrorismo, a los entrenamientos que les impartían a sus reclutas para que aprendieran a descuartizar personas vivas.

Inicialmente, las autoridades desestimaron las versiones de campesinos que denunciaban esta práctica y le atribuían a estos ‘cursos’ la desaparición de personas.

Pero cuando los propios combatientes empezaron a admitirlo en sus indagatorias ante la Fiscalía, el mito se convirtió en otro crudo crimen de lesa humanidad.

Francisco Enrique Villalba Hernández (alias ‘Cristian Barreto’), uno de los autores de la masacre de El Aro, en Ituango, Antioquia, recibió este tipo de entrenamiento en el mismo lugar en el que le enseñaron a manejar armas y a fabricar bombas caseras.

Hoy, preso en la cárcel La Picota, de Bogotá, Villalba ha descrito detalladamente, durante largas indagatorias, cómo aplicó esta instrucción.

“A mediados de 1994 me mandaron a un curso en la finca La 35, en El Tomate, Antioquia, donde quedaba el campo de entrenamiento”, dice en su relato a la Fiscalía. Allí, su jornada empezaba a las 5 de la mañana y las instrucciones las recibía directamente de altos mandos, como ‘Doble cero’ (Carlos García, asesinado por ‘paras’ del Cacique Nutibara).

Villalba asegura que para el aprendizaje de descuartizamiento usaban campesinos que reunían durante las tomas de pueblos vecinos. “Eran personas de edad que las llevaban en camiones, vivas, amarradas”, describe.

Las víctimas llegaban a la finca en camiones carpados. Las bajaban del vehículo con las manos amarradas y las llevaban a un cuarto. Allí permanecían encerradas varios días, a la espera de que empezara el entrenamiento.

Luego venía “la instrucción de coraje”: repartían a la gente en cuatro o cinco grupos “y ahí la descuartizaban”, dice Villalba en la indagatoria. “El instructor le decía a uno: ‘Usted se para acá y fulano allá y le da seguridad al que está descuartizando’. Siempre que se toma un pueblo y se va a descuartizar a alguien, hay que brindarles seguridad a los que están haciendo ese trabajo”.

De los cuartos donde estaban encerrados, las mujeres y los hombres eran sacados en ropa interior. Aún con las manos atadas, los llevaban al sitio donde el instructor esperaba para iniciar las primeras recomendaciones:

“Las instrucciones eran quitarles el brazo, la cabeza, descuartizarlos vivos. Ellos salían llorando y le pedían a uno que no le fuera a hacer nada, que tenían familia”.

Villalba describe el proceso: A las personas se les abría desde el pecho hasta la barriga para sacar lo que es tripa, el despojo. Se les quitaban piernas, brazos y cabeza.Se hacía con machete o con cuchillo. El resto, el despojo, con la mano. Nosotros, que estábamos en instrucción, sacábamos los intestinos”.

El entrenamiento lo exigían, según él, para “probar el coraje y aprender cómo desaparecer a la persona”.

Durante el mes y medio que Francisco Villalba dice que permaneció en el curso, vio tres veces las instrucciones de descuartizamiento.

Ellos escogían a los alumnos para que participaran. Una vez, uno de los alumnos se negó. Se paró ‘Doble cero’ y le dijo: ‘Venga, que yo sí soy capaz’. Luego lo mandó descuartizar a él. A mí me hicieron quitarle el brazo a una muchacha. Ya le habían quitado la cabeza y una pierna. Ella pedía que no lo hicieran, que tenía dos hijos”.

Los cuerpos eran llevados a fosas ahí mismo, en La 35, donde calculan que enterraron a más de 400 personas.
“Eran personas de edad que llevaban en camiones, amarradas.
La instrucción era quitarles brazos, cabeza, descuartizarlos vivos”.
Francisco Villalba, paramilitar.

Esta tarde he leído un artículo en el blog de Wencesalo Cruz Blanco, en la comunidad de elpais.com , donde le reprochaba al presidente del Gobierno no haber asistido ayer a la manifestación convocada por la AVT exclusivamente contra los terroristas de las FARC. De los terroristas paramilitares de ultraderecha no se hablaba.
Seguro que ayer más de uno se quedó con las ganas de gritarles en caso de haber asistido a Zerolo “maricón” y a Zapatero alguna de las perlas que el señor Cruz suelta en el blog:
Zapatero, siempre comprensivo y dialogante con los que siembran el terror. “

Yo quiero expresar desde aquí mi apoyo a los que no usan el terrorismo con fines electoreros, ni asistieron a un acto que debía haber puesto en la misma balanza cara al público a las FARC y la guerrilla Paramilitar (es inhumano mantener a una persona atada con cadenas en el bosque años, pero es peor que te desollen vivo). Yo tampoco hubiese asistido. Y por ello no estoy a favor de las FARC. Cuando traten a todos los terrorismos por igual, no los usen con fines electoreros, no mientan presentando como “amigos de terroristas” a quienes no siguen sus tesis, y no se olviden de los que les son tan incómodos que quieren silenciar, hablamos.

La AVT convocó la manifestación contra las FARC en España


La AVT, con las víctimas cuando al PP le interesa: a su bochornosa actuación durante el juicio del 11m, en el cual estaban más interesados como acusación en culpar a ETA para hacerle el juego al PP que en encontrar a los verdaderos culpables, hay que sumar la presencia de la ultraderecha violenta en sus manifestaciónes. A las que muchas personas ya no asisten simplemente por el miedo a ser agredidos o insultados por no comulgar con las ideas de la derecha-ultraderecha.

En este listado de los asistentes a la manifestación de Febrero de 2007 podemos encontrar una larga selección de partidos y organizaciónes de ultraderecha entre otros.

  One Response to “Ni más FARC, ni más guerrilla de ultraderecha que asesina campesinos en Colombia, ni más usar el terrorismo con fines electoreros”

  1. […] En Colombia no sólo ejercen el terrorismo las FARC.también hay una guerrilla paramilitar de ultraderecha con vínculos con el gobierno.Y si es inhumano tener 6 años a una persona secuestrada en una selva, resulta aunque parezca increíble un acto de placer comparado con lo que hacen esas guerrillas. En este artículo hablé de ello. […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)