Ene 302008
 

El ‘caso Lamela’ ha desatado el miedo a aplicar sedaciones – Sólo un tercio de los enfermos que precisan cuidados paliativos los reciben

El caso del Severo Ochoa fue una de las excusas de la Consejería de Sanidad para poner en marcha el modelo sanitario actual en la Comunidad, que tendrá en los próximos meses ocho nuevos hospitales, construidos con dinero público pero gestionados por empresa privadas. Esperanza Aguirre sonríe ante la cámara para decir que “no va a dar explicaciónes”. El pueblo no se las merece. Las personas que no pueden terminar sus días sedadas para poder evitar el dolor sufren pero luego por suerte para ella no votan ni se quejan. Será que no quiere que la molesten mientras piensa cómo suceder a Rajoy.

UGT ha recordado que las unidades de cuidados paliativos continúan siendo un proyecto sin concretar y que la suspensión de la práctica de sedación terminal “ha condenado a multitud de enfermos terminales a sufrir una muerte dolorosa y agónica”

La secretaria de política social e igualdad de CCOO de Madrid, Ana González, ha denunciado la persecución que se ha ejercido desde la Administración, como desde “determinados medios de comunicación”, y que ha provocado “graves consecuencias personales y profesionales para los imputados”.



Mala es esta actitud del Partido Popular: no dan explicaciónes nunca porque no tienen que darlas, según ellos, y no reconocen nunca que han mentido para que luego nadie pueda decir que mienten. Salvo los jueces, aunque las sentencias llegan tarde, como ocurrió con el “caso Bono” que culpó a los policías que detuvieron a los militantes del PP que intentaron agredir al ex-ministro a la ruina antes de absolverlos. Todavía no han reconocido las mentiras por lo de las armas de destrucción masiva en Irak.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)