Ene 032008
 

Este es un breve extracto de la carta con la cual los principales obispos españoles justificaron y apoyaron ante mundo el golpe estado del terrorista F.Franco en 1936 contra la democracia elegida por españoles: si le cambiamos la fecha y 4 palabras más, bien podría parecer el discurso con el que se amenizó la manifestación integrista católica apostólica romana del domingo:

“Fueron los legisladores de 1931, y luego el poder ejecutivo del Estado con sus prácticas de gobierno, lo que se empeñaron en torcer bruscamente la ruta de nuestra historia en un sentido totalmente contrario a la naturaleza y exigencias del espíritu nacional, y especialmente opuesto al sentido religioso predominante en el país. La Constitución y las leyes laicas que desarrollaron su espíritu fueron un ataque violento y continuado a la conciencia nacional.

Anulando los derechos de Dios y vejada la Iglesia, quedaba nuestra sociedad enervada, en el orden legal, en lo que tiene de más sustantivo la vida social, que es la religión. (…)

Quede, pues, asentado, como primera afirmación de este Escrito, que un quinquenio de continuos atropellos de los súbditos españoles en el orden religioso y social puso en gravísimo peligro la existencia misma del bien público y produjo enorme tensión en el espíritu del pueblo español; que estaba en la conciencia nacional que, agotados va los medios legales, no había más recurso que el de la fuerza para sostener el orden y la paz”

Visto que el interés de éstos sigue siendo mantener su poder vía sustituir las labores del estado intentando imponer sus leyes morales a todos los ciudadanos, incluso quienes no las quieran padecer, en vez de pedir a los empresarios que suban los salarios de la misma forma que suben los precios de sus productos para que las familias españolas puedan comer, el PSOE debería plantear sin miedo consigue mantener el poder en Marzo las siguientes medidas:

La finalización de la financiación de la Iglesia a costa de los presupuestos generales del Estado y la normalización de las aportaciones tributarias a las arcas del Estado por parte de la Iglesia y sus empleados.

La revisión de la enseñanza de Religión. Religión como hecho
histórico- cultural y no desde el punto de vista confesional. La decisión de contenidos será siempre responsabilidad del Estado. Los profesores deberán tener un estatuto jurídico igual al del resto de los docentes. La enseñanza confesional de la religión debe corresponder siempre a las confesiones religiosas y nunca formar parte del currículum.


3. Los acuerdos internacionales del Estado español se ajusten a la Constitución Española de 1978 especialmente en lo que se refiere a los artículos 14 y 27. España es un estado aconfesional donde existe la libertad de culto y los acuerdos estatales deben estar sujetos a esa realidad constitucional.

Los acuerdos con la iglesia fueron post-constitucionales y como no fueron aprobados por los españoles en referendo, son una imposición.

La derecha española tendría que haber reaccionado como hubiese hecho la de cualquier otro país europeo ante el desafío integrista del domingo: ha hecho lo contrario una vez más. Al igual que la iglesia, está más cerca de Polonia y principios del siglo XX que España entrado el XXI.

Tratar a todas las religiones por igual no dando privilegios a ninguna y dejar claro que ninguna fé puede antepornerse a los derechos y deberes de los ciudadanos, y que éstos son libres de pertenecer a la que quieran mientras sus prácticas no atenten contra las leyes no es radicalismo, es una conquista social desde hace años obtenida por los países modernos europeos. Y ante la amenaza del integrismo islámico que nos viene, ni ése, ni el católico: laicismo.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)