Nov 272007
 

Ya sabemos lo que les va a costar a las compañías de telefonía móvil identificar a los clientes prepago por la nueva “Ley de conservación de datos relativos a las comunicaciones electrónicas y a las redes públicas de comunicaciones”: les hacen un favor impagable. Identificar a un cliente y poder incluirlo en su archivo de acciones de marketing segmentado por su edad, sexo, gasto y hábitos de consumo es algo en lo que las compañías de telefonía móvil estaban dispuestas a gastar una cantidad bastante mayor a esos 50 millones de euros que ahora lloran.

UNA SUBIDA DE TARIFAS CON LA EXCUSA DE AMORTIGUAR ESE GASTO SERÍA UNA DOBLE ESTAFA:

Quien tiene una tarjeta prepago sabe que cuando la compra generalmente recibe un “premio” : descarga de algunos servicios gratuitos, 10 euros en llamadas, el envío de un regalo, inscripción en programas de puntos… por enviar sus datos a la compañía. Ahora los clientes no tendrán que hacerlo por un aliciente, sino por obligación.
Las compañías han intentado siempre obtener los datos de sus clientes prepago anónimos “más remolones” a la hora de enviar sus datos ofreciendoles “pequeños regalos” mediante llamada directa de un operador. Y han asumido ese gasto sin problemas. (Coste de los teleoperadores más regalos, más envío por mensajería para obtener los datos).

PARA QUÉ UTILIZAN NUESTROS DATOS LAS COMPAÑÍA DE TELEFONÍA:

Los datos personales se cruzan con los hábitos de consumo y la respuesta positiva o negativa de satisfación del servicio. Una vez que se capta al cliente lo más importante es “fidelizarlo”. Todas nuestras llamadas con quejas, peticiónes, o preguntas a la compañía quedan registradas. También los servicios que más solemos o más nos gusta consumir. Dicho de otro modo: cuando llamamos al teléfono de atención al cliente, el teleoperador ve en su pantalla todos los datos necesarios para saber qué nos suele preocupar y el mismo programa informático que cruza esas variables le avisa qué nos puede ofrecer.

Un cliente de prepago que apenas haga gasto, no despierta apenas el interés de la compañía. Pero cuanto más aumenta nuestro gasto, más les “importa que nos quedemos”.
En ese sentido, un cliente de contrato es más fácil de mantener, pero los prepago, que por lo general suelen pagar algo más por los mismos servicios, también suelen disponer de más ofertas y alicientes para lograr que no se porten a a la competencia.

A un cliente que tenga registradas bastantes llamadas reclamando por la mala cobertura, pero apenas pase de los 6 euros de consumo mensual, por lo general se le compensa con pequeñas recargas gratuitas. A otro cuyo gasto sea bastante mayor, se le podrá ofrecer si compensa, un móvil nuevo “para que se quede”. En cualquier caso, las compañías ya saben qué nos tienen que ofrecer para tentarnos a seguir consumiendo sus servicios o incrementar ese consumo , y lo van a tener mucho más fácil con esta nueva ley.

La posibilidad de ampliar la base de datos de los clientes a las compañías de telefonía no les va a suponer entonces ninguna pérdida económica, puede que todo lo contrario. Luego un incremento “pactado” de precios estaría totalmente injustificado.

A la hora de dar nuestros datos, lo mejor es asegurarnos de que estos no serán suministrados a otras empresas: se estarían aprovechando entonces para hacer un negocio redondo: por ley, tienen que pedir nuestra aprobación para hacerlo (generalmente lo hacen avisando en letra pequeña que marques una casilla si quieres que tus datos no sean cedidos).

LAS NUEVAS COMPAÑÍAS TRAEN “BUENAS NOTICIAS” PARA LOS CLIENTES:

Yoigo la marca de Telia Sonera avisa que está dispuesta a emprender una batalla de precios a la baja. Eroski Móviles nace con una oferta muy jugosa: hasta el 7 de Enero, quien compre su tarjeta tendrá el establecimiento gratis “de por vida”: si alguien se decide a probarlo, que mire la letra pequeña del contrato. Las antiguas ofertas “de por vida” de Amena desaparecieron cuando se convirtieron en “Orange” y en algunos contratos se avisa que las condiciones pueden cambiar si se avisa al cliente y se le envía un nuevo contrato (si no acepta el contrato nuevo, se queda sin servicio).
Los inconvenientes de estas nuevas compañías respecto a las tradicionales: Movistar, Vodafone, y Orange, que disfrutan de red propia, los dejamos para otra ocasión.
Si alguien tiene alguna pregunta que hacer, o curiosidad por algún tema al respecto, aquí puede hacerla.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)