Oct 092007
 
En Abril de 2005 los miembros de la organización de campaña requisaban en un “mítin” del pp las banderas de España que portaban algunos simpatizantes. Afortunadamente no por obligación, sino por cálculo electoral: estimaron que un exceso de bandera en las imágenes que ofrecerían la televisión y los diarios sobre el encuentro podría restar más votos que sumarlos. Lo contaba el diario vasco “Deia” próximo al nacionalismo moderado no sin cierta sorna: Había que ver la cara de los militantes del PP a los que los miembros de la organización del mitin de Mariano Rajoy les arrancaban las banderas españolas de las manos.

¿No es peligroso jugar con los símbolos que representan a todos los españoles usándolos como arma electoral? Es la última estrategia del PP. En una carta que han enviado en los últimos días a los alcaldes del partido en toda España, las Nuevas Generaciones del partido piden que celebren actos de homenaje a la bandera el próximo día 11. No es un acto inocente de amor patrio: sus mayores llevan semanas relacionando las ofensas de reducidos grupos antisistema a símbolos nacionales y a la monarquía con la “debilidad del gobierno y su excesiva permisividad”.

Cuando tenemos unas leyes que regulan el uso de estos símbolos e intentan desligarlos de asociaciones, organizaciones religiosas, entes privados, ideologías, sindicatos, partidos políticos, es por una sabia razón: el “patriotismo” se puede demostrar y sentir de múltiples formas, y resulta doloroso que el 35% de los votantes del 100% total se adjudiquen la pertenencia de ese sentimiento sólo porque piensan que su forma de demostrarlo es la única válida.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)